LA HISTORIA DE WENDI #LAVACAPERRO

Compartir

Nunca pensamos en tener una vaca en nuestra granjita. Ya tenemos suficientes animales, gallinas, cabras enanas, gatos, perros, peces, patos, zorros salvajes que se comen a las gallinas. Cada uno desempeña una función, menos los patos que no hacen nada. No pensábamos que tendríamos una vaca. Pero la realidad quiso que un querido vecino, Alvarito, durante el verano de 2020 nos pidió que cuidásemos de su becerrita, ya que su madre se oponía a que la tuviese en su casa, por unos días. Esos días se volvieron semanas y luego meses. Le cogimos mucho cariño y tras amamantarla durante 4 meses, 2 veces al día paso a sólido.

Ahora ya come de todo lo que come una vaca. Sus cacas las utilizamos como abono para las huertas y viña y es un placer verla crecer.

Wendy es super dócil. Nuestro plan y motivación para tenerla en nuestra aldea rural, porque trabajito da bastante, es el acercar este tipo de animales a nuestros clientes, que vean y reconozcan que no se diferencian tanto de las mascotas, que tienen sentimientos y desprenden ternura. Que les gusta estar acompañadas, que son muy sociables y deberíamos tratarlas con respeto.

Os invitamos a que vengáis a conocerla.

Un fuerte abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *